viernes

SAN ROQUE Y BARRANQUILLA

Algo que vale la pena tener muy en cuenta es la gran deuda que esta ciudad le tiene a San Roque, según la fe de sus antepasados y las situaciones especiales que acompañó este Santo, aquí hacia mediados del siglo XIX.
Esta época que estamos viviendo es un tiempo de olvido, de dejarnos llevar nuevamente por todo lo que representa momento, desinterés por el pasado, desconexión del futuro. Es un tiempo en el cual estamos corriendo el inmenso riesgo de olvidar nuestra historia y es donde hay que recordar que "pueblo que olvida su historia, está condenado a repetirla."

¿POR QUÉ LLEGO SAN ROQUE A BARRANQUILLA?
La historia de la llegada y la popularización de San Roque quedó toda grabada tanto en las mentes como en los escritos de aquellos intelectuales de la época que quedaron impactados por las cosas que entonces se sucedían. Y no es fruto de la fantasía de un iluso, ni del deseo de darle trascendencia a algo que era muy subjetivo y menos por hacer aparecer algo grandioso donde no lo había.
Nos relata el historiador: "La devoción a San Roque en Barranquilla, surgio antes que la construcción de la primera Iglesia (del primer templo en honor a este santo).
A principios del Siglo XIX, por el año 1827, según la afirmación de Monseñor Pedro María Revollo, una familia de apellido Blanco, que vivía, en aquel entonces, en la esquina de la carrera "Progreso" en la calle novena, hoy calle de San Roque, además de la carrera de San Roque que pasa al lado sur del templo roqueño, tenía una imagen del Santo a la que se rendía culto.

¿POR QUÉ SE VOLVIO FAMOSO AQUI?
A mediados de 1849, la terrible cólera diezma la población de Barranquilla. El pueblo acude en masa a San Roque, implora su protección y promete levantar un templo en su honor. Cesa el flagelo de la peste y los sobrevivientes aclaman a San Roque como su protector y patrono y se aprestan a cumplir la promesa.
El primero de enero de 1853 por disposición de la Ordenanza provincial, del año anterior, Barranquilla quedó dividida en dos distritos: el de San Nicolás, al norte y el de San Roque, al sur.
el 12 de septiembre de 1853, el Gobernador de la Provincia de Sabanilla, con sede en esta ciudad, y un numeroso grupo de familias solicitan, de la Autoridad Diocesana, licencia para construir una Iglesia (templo) en honor a San Roque, en el distrito del sur.
El fundador de San Roque fue el Presbítero Rafael Ruíz, quien nació en Cartagena, el 21 de septiembre de 1824. Vino a Baranquilla el 12 de mayo de 1850, como coadjutor del Párroco de San Nicolás de Tolentino, presbítero Antonio María Muñiz y Polanco. Él se hizo cargo de la obra a pesar de la oposición que encontró de parte de su superior inmediato. Para entonces Barranquilla pertenecía a la Diócesis de Cartagena. La razón de la oposición era que alegaban que antes que un nuevo templo, se debía buscar la mejora de la existente que amenazaba ruina.
Con todo, el 31 de octubre de 1853, el Padre Rafael Ruíz, rodeado de un gran número de personas, colocaba la primera piedra del nuevo templo en honor de San Roque a quien el pueblo veneraba con creciente fervor. Y después de cuatro años de intensa labor, concluía el primer templo de San Roque que fue inaugurado, solemnemente, el 15 de agosto de 1857, víspera de la festividad del Santo. Para esta fecha se tenía Obispo nuevo en Cartagena, era el Doctor Bernardino Medina y Moreno.
Una vez concluida exitosamente la construcción de este primer templo de San Roque, gracias al dinamismo del padre Rafael Ruíz y la entusiasta colaboración de los devotos del Santo, un grupo de personas influyentes de Barranquilla, se dirigieron al Señor Obispo, Monseñor Bernardino Medina y Moreno, pidiéndole erigiera la Parroquia de San Roque y nombrara Párroco al padre Rafael Ruíz. La propuesta no fue aceptada y al Padre Ruíz lo traslada a Galapa, que era una pequeña aldea. Esto sucedía el 02 de febrero de 1858.

CISMA
El primero de marzo, de ese mismo año, el pueblo se dejó llevar de su anhelo por tener una nueva parroquia y prescindiendo de la legítima autoridad del Señor Obispo, hizo regresar al Padre Rafael Ruíz y lo constituyó Párroco de San Roque. Como era de esperarse, sobrevino el cisma en cuanto a la disciplina y no en cuanto a la doctrina. Entonces Bernardino medina hizo instruir el proceso correspondiente mediante trámites del derecho canónico, al sacerdote que desconocía su autoridad y terminó dicho proceso con el decreto excomunión mayor contra el Padre Rafael Ruíz. El cisma duró diez años, del 15 de marzo de 1858 al 31 de diciembre de 1866.
El primero de enero de 1867 se desplomó el templo que se había construido en honor de San Roque lo cual influyó grandemente en el ánimo del Padre Ruíz y que marcó el comienzo de su regreso al redil de la Diócesis.
A principios de 1867 el Padre Ruíz arrpentido de su paso dado en falso, y esto lo enaltece, se presentó al Señor Obispo y le manifestó respetuosamente, que deseaba volver al seno de la Iglesia y queestaba dispuesto a llenar todos los requisitos del caso. El Señor Obispo lo acogio con bondad y le hizo la solemne ceremonia del regreso del hijo pródigo, en la catedral de Cartagena. Acto seguido MOnseñor Medina dispuso que el Padre Ruíz volviera a Barranquilla al curato de San Roque, con el fin de revalidad todas las partidas de matrimonio, bautismo y defunciones que estaban viciados de nulidad. El Padre trabajó intensamente casi un año para poner todo en orden.
Es de anotar que hubo un gran silencio a partir del primero de enero de 1867 hasta el 20 de agosto de 1881. Es el tiempo del gran silencio o vacío. Todo el mundo recuerda el cisma, pero nadie habla del gran vacío de quince años.
A finales de agosot de 1867 el Padre Ruíz pasó al curato de la Santísima Trinidad de Cartagena y en 1868 fue nombrado Párroco de Magangué. en 1873 fue promovido a la Parroquia de Sincelejo. En 1880 se hizo cargo de la Parroquia de Chinú, pero debido a sus quebrantos de salud, a principios de agosto de 1881, después de breve enfermedad, entregó serenamente su alma al Creador. Su muerte fue muy sentida. La prensa de Cartagena, Baranquilla y Bogotá hizo grandes elogios.

EN BUSCA DE SOLUCIONES
Los barranquilleros y, en particular los roqueños, no estaban satisfechos con el gobierno de Monseñor Medina, Obispo de la Diócesis de Cartagena. El traslado del Padre Ruíz y la total indiferencia por las principales obras de Barranquilla, como el Hospital de la Caridad, desbordó la copa.
A finales de 1874, un numeroso e influyente grupo de barranquilleros, cansados de tanta indiferencia, se dirigieron a la Santa Sede para pedirle respetuosamente, la incorporación de Barranquilla a la lDiócesis de Santa Marta.
Por audiencia del primero de enero de 1875, el Papa Pío IX, concedió el pedido y unió la jurisdiccón de Barranquilla a la de Santa Marta, donde era Vicario Apostólico Monseñor José Romero.

4 comentarios:

  1. LEONARDO GUETTE BASTIDAS6 de agosto de 2011, 12:11

    QUE LINDA HISTORIA DE SAN ROQUE AQUI EN BARRANQUILLA , PERO QUE COSA IMPRSIONANTE EL EGOISMO QUE HABIA EN ESE ENTONCES PARA FORMAR UNA NUEVA PARROQUIA PARA LA CIUDAD DE BARRANQUILLA , PERO ALGO BONITO FUE LA MISERICORDIA DE DIOS A TRAVÉS DE SAN ROQUE ... ESTA HISTORIA NOS MUESTRA QUE DIOS ES AMOOOOOOOOOOOOOR ... VIVA SAN ROQUE ... ATT LEONARDO GUETTE BASTIDAS

    ResponderEliminar
  2. Hola... necesito ayuda urgente y expongo aqui mi caso... mi hermano se va a casar por la iglesia catolica pero necesita la partida de bautizo y no sabemoa donde lo bautizaron nuestros papas...

    ResponderEliminar
  3. Hola... necesito ayuda urgente y expongo aqui mi caso... mi hermano se va a casar por la iglesia catolica pero necesita la partida de bautizo y no sabemos donde lo bautizaron nuestros papas... dejare adjunto mi correo electronico espero alguna sugerencia ... prohappy15@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. Gracias por enseñarle a Barranquilla sobre su historia. Muchos dicen que Barranquilla no tiene historia porque no fue fundada pero, la historia no es por el hecho si fue fundada o no. La iglesia San Roque hace parte fundamental de esta historia nuestra.

    ResponderEliminar